Maldito ladrón, cabrón.

El tiempo me robó un caparazón de oro.


Me robó la fantasía, la especulación, la comodidad.
Se llevó hasta mi sonrisa fingida, mis lagrimas y mi cuento perfecto.

Gracias tiempo, maldito ladrón, cabrón.

Porque gracias a tu travesura me quede vacía.
Tan vacía que tuve que llenarme de fuerza, de ganas, de realidad.
Llené el vacío que dejó el atraco con brillo, valentía y unas ganas infinitas de saborear el mundo.

Por ahí cuentan que nuestro país está infestado de asaltos y fechorías.

Espero que sea el tiempo aquel travieso quién robe el pasado de las personas.
Bien que les hace falta dejarlo ya.

Solo espero que esta vez las victimas no llenen el vacío con cosas, cuentos o gente. Espero que se llenen con ganas, con éxito y con libertad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s